Martes, 05 Diciembre 2017 14:16

II Encuentro con Parlamentarios por la Justicia Fiscal y contra los Flujos Financieros Ilícitos


Decidamos en su calidad de miembro de la Red de Justicia Fiscal de América Latina y el Caribe participa del II Encuentro con Parlamentarios por la Justicia Fiscal y contra los Flujos Financieros Ilícitos “Hacia una agenda de desarrollo con inclusión en América Latina y El Caribe”, que se lleva a cabo en la ciudad de Buenos Aires, los días 5 y 6 de diciembre.

Uno de los objetivos principales del encuentro desarrollar una reflexión sobre el actual escenario político, social y económico de la región, que nos permita contar con una lectura actualizada de la realidad continental a fin de diseñar estrategias para alcanzar la Justicia Fiscal. Además de identificar el impacto que tienen la evasión, la elusión, el fraude fiscal y los flujos financieros ilícitos en el financiamiento de políticas públicas.

Los cambios políticos, económicos y sociales experimentados recientemente en América Latina son de tal magnitud que requieren de nuevas ideas y propuestas para comprenderlos cabalmente y generar iniciativas que favorezcan un nuevo desarrollo sustentable para los pueblos de la región. Es en este sentido que resulta necesario continuar el intercambio de ideas y experiencias entre congresistas de la región, organizaciones sociales, sindicales, academia, periodismo y otros actores de la sociedad civil.

En términos políticos, a inicios de siglo varios países de América Latina lograron salir de la órbita de las políticas pro-mercado impulsadas por el Consenso de Washington y sus organismos financierosinternacionales. Este fenómeno tuvo su origen en la organización y las resistencias de los movimientos sociales frente al ALCA y las políticas de liberalización comercial y ajuste estructural. A través de los masivos Foros Sociales y Cumbres de los Pueblos, estas marcaron una década con la esperanza en que otro modelo de desarrollo era posible.

En términos económicos, entre 2002-2013 los países más dinámicos de la región lograron tener un crecimiento económico constante, en muchos casos sostenido en estrategias exportadoras de materias primas aprovechando los altos precios internacionales, y en otros casos, acompañándolas con políticas de sostenimiento del mercado interno y una ampliación en el acceso a bienes y servicios básicos para mejorar la calidad de vida de los sectores más vulnerables. En líneas generales, se advierte que este proceso permitió mejorar los indicadores sociales y, aunque en menor medida, los de distribución del ingreso.

Sin embargo, estas condiciones ya no se encuentran alineadas de la misma manera que durante el periodo aludido, y hoy los gobiernos progresistas se encuentran seriamente amenazados por la contraofensiva de las derechas latinoamericanas,que utilizan la instrumentación de golpes de estado
“blandos”; el sabotaje económico; el monopolio privado de medios de comunicación y la reorganización de partidos políticos para que cada vez más expresen los intereses de las élites económicas.

En definitiva, casi dos décadas después de la irrupción de la experiencia de gobiernos progresistas en la región, permanecen en el horizonte viejos dilemas propios de la historia económica latinoamericana. Entre ellos, dos de actual importancia:

1. ¿Cómo sostener un flujo constante de financiamiento al desarrollo que sirva para diversificar el modelo productivo y tener una inserción en el mercado mundial más allá de la colocación de materias primas, energía o minerales?

2. ¿Qué papel debe jugar la política fiscal y tributaria como herramienta para acabar con la desigualdad en el continente y servir de vehículo a la inclusión social?

Es cada vez más evidente que la acción del capital transnacional y de los grandes capitales nacionales en América Latina viene erosionando la capacidad recaudatoria de nuestros estados nacionales. Esta erosión tiene un impacto directo no sólo en la calidad de los servicios públicos que se le brindan a nuestra población, sino que impactan directamente en la capacidad misma de cada estado nacional de desarrollar políticas públicas universales e inclusivas.

El eje fundamental de esta acción transnacional es el fraude fiscal, la evasión y los flujos financieros ilícitos, que en conjunto con estructuras nacionales tributarias regresivas (baja carga tributaria, se grava el consumo y no el patrimonio y las ganancias, quintiles más ricos no pagan impuestos) son las causas fundamentales que acentúan y perpetúan la pobreza, la desigualdad y la exclusión social de millones de latinoamericanos(as).

 

Fuente: Red Latinoamericana sobre Deuda, Desarrollo y Derechos (LATINDADD)

Visto 96 veces
Publicado en Noticias