Martes, 05 Septiembre 2017 19:17

“Siempre quise ser voluntaria, y aportar a la construcción de algo más grande”

Ana Recalde Voluntaria de Decidamos desde el año 2011, tiene 29 años, es Trabajadora Social.

Nos cuenta que llegó a Decidamos a través de unos amigos que la motivaron “en ese entonces, mis compañeros de facultad eran voluntarios en Decidamos, eramos muy amigos, fue un incentivo también para mí”.

“Llevar conocimiento es un aporte muy valioso y no todas las instituciones te dan esa posibilidad, mediante eso las personas pueden conocer y saber que tienen derechos y que tienen que ser garantizados por el Estado”.

Recuerda que su primera experiencia como voluntaria de Decidamos, fue con una organización campesina, de San Pedro, Lima, “ siempre me encantó trabajar con la gente y es algo que me llena mucho, me fortalecí como persona y como voluntaria en Decidamos”.

Comenta que La Escuela de Ciudadanía, llevada a cabo con organizaciones de base de la Ciudad de Caaguazú “fue todo un desafío para mí, con los jóvenes, si bien tuve la oportunidad de hacer talleres con jóvenes, estudiantes de colegios, la EC es hacer un proceso y fue un desafío, aprendí muchísimo y desarrollé otras facetas que no sabía que tenía”.

“Un plus que te da Decidamos, a nivel personal, es que todo el tiempo estás obligada a mantener un cierto nivel de lectura, estar al tanto de la coyuntura, te obliga a estar actualizada en cuanto a realidad social del país se refiera”.

Valora la organización por ser un espacio de formación constante. “Somos un grupo muy diverso de personas, siempre estamos viajando y conociendo personas”.

Para Ana, el voluntariado es una obligación personal “tenemos que ver un espacio en dónde aportar, siempre quise ser voluntaria, y aportar a la construcción de algo más grande, si bien se puede aportar desde el lugar de trabajo, nunca va ser lo mismo ”.

Reflexiona que para ser voluntario/a “nadie te puede obligar, tiene que ser una decisión personal, hay que animarse, porque te cambia la vida, te permite ver la vida desde otra perceptiva, a estar más cerca de la gente, te ayuda a ser más sensible, más consciente, más solidario, más humano por sobre todas las cosas”.

“Involucrarte con las personas, saber de sus vidas, de su forma de trabajo de organización, te toca y cambia la forma de ver la vida. Los problemas no son aislados, no es una cuestión individual, sino que viene de una estructura y es por lo que nosotros también estamos trabajando, también se hace visible en lo colectivo y de forma individual”.
 
“Cada historia de vida, me cambiaron la forma de ver y vivir la vida”.

Visto 492 veces
Publicado en Noticias